Pompitas de jabón

Al día siguiente, en la clínica…

-Buenos días Mayte

-Hola Miguel Ángel

-Ya me ha contado Conchita, dime cómo va la cosa.

-No me la he traído porque la veo bien, eso sí, ha vomitado espuma un par de veces y se ha tirado pedetes con olor a detergente, jajajaja, se asustaba de las pompas de jabón que echaba.

-Qué bueno, eso no lo había oído nunca…esta Dolsa, qué pieza está hecha la tía cochina. ¿ Le has dado de comer ?

-No, creo que es mejor que esté a dieta hoy, hasta que haga el centrifugado, jajaja

-Me parece bien, de todas formas vamos a darle un poco de carbón activo, para que absorba lo que quede, aunque no creo que quede mucho desde anoche.

-¿ Le doy espárragos ?

-Mal no le van a hacer, se los das luego y mañana dieta normal si tolera el pienso por la mañana. Bueno, el tema ha quedado en un susto. Todavía me estoy acordando del cachorro que vino “fumado” ¿ te acuerdas Mayte ?

-Eso fue hace bastante ¿ no ?

-Sí, hace 3 ó 4 años. Era una pareja joven que vino con un cachorrito que no se tenía en pié.

-Ya me acuerdo, que lo dejaban en el suelo y tan pronto corría, como se caía al suelo de golpe, nunca mejor dicho. ¿ Cómo lo averiguasteis ? Es que yo estaba con los análisis y me lo contasteis después.

-Como tenía esos cambios tan bruscos de comportamiento, estaba claro que estaba drogado, faltaba saber si era un fármaco o era otro tipo de droga, así que lo preguntamos directamente: que si ha podido comerse alguna pastilla, que si alguien toma tranquilizantes en casa, que si ha podido comer algún vómito en la calle…

-Qué asco, ajjjjjjjjjjj

-Es que vinieron un Sábado por la mañana, y los Viernes por la noche los jardines quedan asquerositos, pero los perros no tienen escrúpulos, jajajajajajaja

-¿ Y… ?

-Como a todo decían que no, pues les preguntamos si había podido comer alguna “china” de algún amigo o algo parecido. Se miraron…y confesaron que la noche anterior se habían juntado unas 10 personas en el salón de casa y estaban fumando marihuana, que si podía ser eso. ¿ Te imaginas ? el cachorrito de 2 meses completamente “pedo” en una nube de humo.

-Se le pasó rápido, al día siguiente estaba bien.

-Sí, pero asusta mucho cuando hacen esas cosas tan raras. ¡ Hola Conchita !

-Estábamos hablando del cachorrito que vino intoxicado por marihuana, los que fumaban en grupo en el salón.

-Ah, ya me acuerdo. Qué fuerte. Aunque para cosas raras, las que se comió aquel perro en la Facultad, ¿ te acuerdas Miguel Ángel ?

 

 

Dolsa se ha hecho pis en casa

No han pasado ni 2 horas y se ha hecho pis. Claro, con lo que ha jugado y tirado en la calle, y lo que ha bebido luego en casa, no me extraña. A ver si aguanta hasta que la saque después de su comida. Lo primero es recoger el pis sin que ella lo vea, no hay que darle importancia al tema, que vea que “eso no puntúa”. Si se da cuenta que hay reacciones, tanto positivas como negativas al hecho, puede utilizarlo para llamar la atención, así que voy a encerrarla un momentito en la cocina y lo recojo, que la fregona está en el baño.

¿Será posible? Ha mordido la bolsa del pan, es un terremoto esta Dolsa.

Lo que no sé es si la voy a sacar antes o después de que comamos nosotros. Por un lado, prefiero dejarlo hecho para no tener que sacarla después de comer, no sé si me va a apetecer luego. Por otro, mejor que nos vea comer a nosotros, que vea que no le damos de nuestra comida nada de nada (tendré que recordárselo a todos en casa, por si acaso, no sea que a alguien le dé pena), luego le doy su ración de pienso y me la bajo corriendo, en cuanto que beba un poquito, para ver si acierta con el pis y la caca en la calle, en lugar del portal y de la casa.

¡Ah! Y me llevo las vitaminas que me han dado, que parece que le gustan mucho, como premio si hace algo fuera.

La verdad es que es preciosa. Debía ser una bolita de pelo cuando nació, me hubiera gustado tenerla cuando era un poco más pequeña, pero casi mejor así. Con 3 meses y dos vacunas puestas ya la puedo sacar a la calle e intentar enseñarle los hábitos higiénicos. Si hubiera venido antes me hubiera llenado la casa de “minas” hasta que la hubiera podido sacar. Mejor así, sí, seguro.

¿Sabes qué? Que es Domingo y me la bajo otra vez.

Domingo 9 de Octubre

Domingo 9 de Octubre

 

¡Vaya nochecita que me ha dado!

Ha empezado mordiendo la colcha, luego mis zapatillas, y luego mis pies…mi hermana le compró una camita para ella y también la ha destrozado. Casi no he pegado ojo, bueno, un ratito que se habrá cansado de morder y nos hemos dormido las dos.

La muy gamberra ha aparecido esta mañana encima de mi cama. Mírala, así, dormidita, es preciosa.

Intentaré levantarme sin despertarla, shhhhhhhh, cuidado, aaaaaaaaaaggggggggggg, he pisado un charco, nooooooooooooooooooooo, es pis.

Por eso está tan a gusto, pffffffff. Mayte, ¡ céntrate ! Estoy hablando sola, debe ser el sueño. Menos mal que es Domingo, tengo que ponerme a trabajar con ella ya. Vamos a hacer lo que decimos todos los días en la clínica: como acaba de hacer pis, en cuanto se despierte -la voy a dejar dormir un rato- le doy el desayuno y a la calle. Luego recogeré el pis cuando se despierte, dejaré la fregona cerca.

¡ Vaya, se despertó ! Bueno, cuanto antes mejor. Por cierto, creo que la llamaré Dolsa. Me lo ha dicho mi madre, quiere decir dulce (en valenciano). Me gusta, y no se me ocurre nada mejor. A ver si hace caso.

-Dolsa, tu comida.

¡Qué tía! Es una aspiradora, en dos minutos se lo ha comido todo.

-Vamos Dolsa, a la calle. Estate quieta, que te ponga el collar.

-Brrrrrrrr (Dolsa, tirando de la correa)

Hemos llegado a la calle sin que se haga nada en el ascensor ni en el portal. De todas formas, no veo a nadie en la calle a estas horas, es que son las 9 de la mañana y es Domingo. Daremos un paseo corto, iremos hacia el portal y, cuando crea que vamos a entrar en casa, empieza el paseo de verdad.

¡Vamos allá! Mírala cómo tira, ay, paaaaaaaaara Dolsa, ¡Sit! Me mira y se sienta. No, si la tía es lista. Ha durado un segundo, pero me ha hecho caso a la primera. Vaya, ¿qué se habrá metido en la boca? Un trozo de papel de los de envolver el pan, se ha tragado la mitad, no me ha dado tiempo.

De pis o caca, nada de nada. Volvemos a casa, a ver si así piensa en hacerlo y empezamos el paseo de verdad…

Viajar con nuestras mascotas

Nos vamos de viaje, muy bien pero… ¿ lo tenemos todo preparado ?

Sí, nos llevamos sus cacharros de comida y bebida, su camita, sus juguetes, pero hay más cosas que debemos preparar.

 

 Lo primero que tenemos que hacer es ver si tenemos todos los documentos en regla:

 

 -cartilla de vacunaciones al día (también fundamental si se va a quedar en una residencia, nos la van a exigir)

-pasaporte si vamos a salir del país

 

-seguro de responsabilidad civil si nuestro perro pesa más de25 kgo pertenece a una raza potencialmente peligrosa

 

-tarjeta de identificación (chip)

 

 También es bueno informarnos acerca de las clínicas veterinarias más cercanas, por si tenemos que recurrir a sus servicios durante nuestras vacaciones. Si nuestra mascota toma una dieta especial, mejor comprarla antes de salir si no tenemos la seguridad de encontrarla en destino.

 

 Por supuesto, si toma alguna medicación diaria, asegurarnos de que vamos a tener suficiente hasta la vuelta. Es normal que no nos la vendan sin receta en ninguna clínica o farmacia.

 

 Si vamos en coche, el animal tiene que ir convenientemente asegurado, bien dentro de un transportin, bien con un adaptador para el cinturón de seguridad. El lugar más seguro si se emplea el adaptador es el espacio entre el asiento del copiloto y el asiento trasero, a los pies de la bancada.

 

 Si viajamos en avión, tenemos que saber que si nuestra mascota pesa menos de5 kg, puede ir en cabina. Eso sí, hay que avisar con tiempo para asegurarnos de ello –además de sacar su billete- porque cada avión tiene un cupo de animales en cabina. Cuando se supera el cupo o es más grande, deberá ir en la bodega del avión. En ese caso, tendremos que comprar o alquilar un transportin homologado para embarcarlo.

 

 Cualquiera que sea el medio de transporte, debemos conocer si nuestra mascota lleva bien el ir de viaje, si se pone nerviosa (ladra, llora, maulla) o si vomita. En ese caso, consultar con el veterinario la medicación más adecuada en cada caso y los consejos para el viaje. En general, mejor que vaya en ayunas y ofrecerle agua cada vez que paremos.

 

 Hay que consultar también qué parásitos son los habituales de la zona que vamos a visitar, para evitar sus picaduras. Nuestro veterinario nos orientará acerca de los más eficaces y de más fácil aplicación para nosotros y para ellos. Los aplicaremos ANTES de salir para tenerlos protegidos.

 

 ¿ Ya tenemos todo ?  ¡ Feliz verano y hasta la vuelta !