Portomarin-Palas de Rei

Malas noticias.
Joplin no ha podido seguir camino porque anoche empezó a cojear. Nos encontraron y Conchita fue a verla. No es nada grave, pero la pisaron sin querer y tenía un dedito muy inflamado. Menos mal que llevamos el botiquin de Dido y pudimos darle medicación 🙂
Esta mañana ya no cojeaba, pero sus papis han preferido ser prudentes. Bien por ellos.
Pero hemos encontrado a Rufo, un perregrino que no lleva tan bien como Joplin que otro perro lidere la manada. Porque Dido no consiente que se adelante nadie de su “rebaño”…
Por su parte, aparecen las primeras ampollas. Conchita tiene 3…que hay que verlas, pero mejor no poner fotos…
Como podéis ver, Dido aprovecha cualquier parada para echar una cabezadita, como nosotros.
En cuanto a la etapa de hoy no se sabía muy bien si era camino de Santiago o El Rocío, porque había una “jarta” de gente. Además, un grupo de unos 50 malagueños muy simpáticos te hacían dudar aún más con sus cánticos y guasas, y las paradas que hacen para tomar cañas. Óle por ellos, qué siempre están de buen humor. Solo el paisaje confirma que estamos en Galicia. No quiero pensar la gente que encontraremos en la última etapa. Dicen que, cada día, llegan 2.000 peregrinos a Santiago.
La pensión Palas, muy limpia y nueva, ok para Dido también 🙂

Sarria-Portomarin


Hoy ha sido más agradable a pesar del calor. Por qué ?
Porque nada más salir nos hemos encontrado a otros perregrinos (perrita que hace el camino con sus papis). Joplin , que así se llama la perrita, nos ha acompañado en esta etapa con alegría, hasta que el calor nos ha obligado a hacer una parada. Los perros se han sentado y nos hemos esperado a que se recuperaran para acabar la jornada.
La mayor parte del camino discurre entre árboles, que nos han protegido del sol, con pocos repechos y paisajes verdes en pleno Agosto.
Al salir de Sarria hemos pasado por la Iglesia de San Salvador, donde di un concierto con Ars Combinatoria hace 15 años, obras de Purcell. Bonitos recuerdos.
Y la llegada a Portomarin, con unas vistas espectatulares de un embalse del río Miño, ha finalizado en la plaza de la preciosa Iglesia de San Nicolás, un templo-fortaleza almenado que no conserva su orientación original ya que fue trasladada monte arriba para evitar su inundación por la construcción del embalse de Belesar.
Una comida copiosa y la siesta posterior han obrado el milagro reparador de esos músculos que olvidamos en invierno, y que ahora necesitamos a diario…luego toca masaje 🙂
El Hostal Boavista, fenomenal para venir con perretes.

Triacastela-Sarria

Etapa trampa. Felices nos las prometíamos al ver en la guía el perfil plano del itinerario y que sólo eran 22 km. Además, el día soleado presagiaba lo mejor.

La guía nos ha traicionado. Ni la ruta de la derecha iba a Samos ni por la izquierda había un bosque: 4 km por la carretera para empezar y luego un rompepiernas por el bosque. Subidas y bajadas continuas bajo un sol de justicia. Arriba y abajo cuando esperábamos llanear, sin habernos mentalizado y saliendo más tarde de lo habitual, ya que era etapa fácil y corta.
Que tampoco. Para mí que el de la guía no ha hecho esta etapa y se la ha inventado. Ponía que eran 22 y hemos hecho más de 27 km.
Menos mal que a las15 h hemos encontrado un bar para picar algo y coger fuerzas para los 4 últimos km.
Se nos han hecho eternos, sudando la gota gorda. A las17 h llegamos al hotel Alfonso IX y nos dimos un baño en la piscina que nos supo a gloria.
Dido, una vez más, sobresaliente.

Herrerias-Triacastela

Fue un acierto total.
Si hubiéramos seguido desde Herrerias hasta O Cebreiro, que es lo típico, hubiéramos llegado rotos por esos 10 km finales. Y, lo que es peor, nos habríamos perdido la riquísima comida y la suculenta cena de El Capricho de Josana. Así que acierto doble.
Cierto es que 30 km es una etapa larga, pero después del puerto del Poio es todo llano y cuesta abajo.
El que está hecho un campeón es Dido, que ha estado suelto gran parte de la jornada. La temperatura de hoy, más bien fresca, le ha venido genial, y dormir calentito en la cama con mami…no te cuento 🙂
Además, hoy no ha tocado baño como ayer, que se puso de barro hasta arriba. Bueno, todos los perros que nos encontramos le chupan y algunos le babean de lo apetitoso que les parece. Un mastín jovencito le ha regalado una buena cantidad de baba sobre su tripita … puajjjjjj, ha sido un poco asqueroso, no me voy a recrear.
Hoy hemos dormido en una casa con encanto, Casa Pacios , una casa de labranza antigua de 1636, rehabilitada y con una piscina. El agua estaba fría, pero las piernas nos ardían, así que Conchita y yo nos hemos metido. Y Dido ha estado en la tumbona para recuperarse de los km extra que ha hecho yendo continuamente a la cabeza y a la cola del grupo.
El queso fresco de la zona y las empanadas son más que recomendables.

Villafranca del Bierzo – Herrerias

image

Lloviendo desde el primer minuto.
Ya conocíamos la previsión, pero siempre confías en que se equivoquen. De hecho, se han equivocado, porque por la mañana había un 1% de lluvia y nos tocó el 100% 😦
A pesar de todo, la temperatura ha sido muy agradable y la caminata llevadera. Hemos llegado a Herrerias para coger fuerzas: mañana es la etapa reina, llegando a O Cebreiro a media mañana, y luego 20 km. más.
Ha habido sesión de masaje para los niños, se lo han ganado a pulso 🙂
Ah, y hemos grabado el video del rap…queréis verlo ?

Ponferrada-Villafranca del Bierzo

No me han dejado grabar el rap de la etapa.
Mis hijos han dicho que estaba haciendo el ridículo cuando me han escuchado cantarlo.
Con lo bien que me lo había aprendido 😦
Primero, lo he escrito. Luego, lo he ensayado. Papá, cállate…
En fin, que si no hay mucho interés, no vais a escucharlo 😦

image

Aquí nos veis cuando hemos pasado por el pueblo natal de nuestra medallista olímpica Lidia Valentin, y le dedicamos está foto con cariño.
Hoy ha sido una etapa sencilla y con un tiempo espléndido. Mañana dan lluvia, buaaaaaaaaaa.
Dido está un poco cansado, yo creo que es por el calorcito que hemos pasado a ratos.
En Casa Mendez nos han tratado divinamente y a Dido también.
Buenas noches.

Comienza el tramo final

image

Y estamos otra vez en la casilla de salida, encarando el último tramo de la aventura que iniciamos hace 2 años en Lourdes.
Está mañana cogimos el tren camino de Ponferrada con los niños y con Dido, por supuesto 🙂
Menos mal que hace meses reservamos habitaciones en el Hostal San Miguel, porque es de los pocos que admiten perros en Ponferrada.
Ha sido un día tranquilo, pesado, a la espera de que comience la acción. Parece que mañana hará buen tiempo, pero creo que el viernes llueve…
Qué sueñooooooo !

Música para #Gatos callejeros

Te lo ponemos fácil 🙂

En realidad nos lo habéis puesto fácil vosotros, viniendo a nuestros conciertos y comprando nuestros discos. Muchas gracias 🙂

Porque Music Stop quiere seguir apoyando la esterilización de colonias felinas urbanas siguiendo el protocolo CES. 

Y te necesitamos.

Si no has podido venir a los conciertos, o acercarte a la clínica para comprar los CD´s, ya no tienes excusa: hemos colgado nuestras 20 mejores canciones en plataformas digitales para que podáis descargar las que queráis desde iTunes, Amazon, Google, Play, Spotify, etc.

Pincha en cualquiera de estos enlaces:

Spotify , iTunes , Google Play

Desde tu plataforma favorita podrás tener nuestras canciones y, al mismo tiempo, colaborar con una buena causa: esterilizar a los gatos callejeros para evitar la propagación de enfermedades y que vivan tranquilos en su barrio.

Jazz vocal

Las mejores canciones de Music Stop para ayudar a los gatos callejeros

¿En qué consiste la colaboración?

El 50 % de los ingresos obtenidos por la venta de las canciones lo dedicaremos a pagar los gastos de esterilización de gatos de colonias urbanas felinas. Si recaudamos mucho, podremos ayudar más.

¿Nos ayudas a ayudar?

Y a lo mejor, incluso te gusta la música 😉

Voy con mi gato al veterinario. La primera visita.

La primera vez…a veces es demasiado tarde para hacer las cosas bien.

Voy a ser un poco más claro. Venga, me mojo del todo. Hay más gatos que no van nunca al veterinario que gatos que sí conocen a uno. Y cuando preguntas el porqué, te dicen que “porque siempre ha estado muy bien” y no lo veo necesario.

Para mí, eso es maltrato animal. Igual me he pasado, pero es lo que pienso.

Porque es necesario, pero no suficiente, querer a tu gato.

Porque es necesario, pero no suficiente, darles una buena alimentación.

Porque es necesario, pero no suficiente, llevarle al veterinario cuando le ves enfermo.

El buen manejo es la clave para evitar el estrés del gato en la clínica

Cariño, buena alimentación…y cuidados veterinarios, si quieres que tu gato viva sano mucho tiempo.

Lo que es necesario es llevarle, al menos una vez al año para revisarle y hacerle análisis, para comprobar que está tan bien como tú crees. Y es labor del veterinario educar al propietario para que así se haga. Pero es que a veces no tenemos esa oportunidad.

La primera visita al veterinario con tu gato -y la más importante- es nada más adoptarlo o comprarlo.  Aunque lo hayas comprado a un criador profesional, como los gatos de raza que venden en el Portal del Criador, y te asegure que ya está vacunado de todo y desparasitado, aun así, un veterinario debe revisar al gatito.

¿Por qué? Muy sencillo. Es habitual que los gatos se entreguen desparasitados, pero los productos utilizados habitualmente solo cubren una parte de los parásitos más comunes. Lo correcto es hacer un análisis de heces y, si el gato lo necesita (porque está parasitado), tratarlo con el producto adecuado para eliminar el parásito en cuestión. Así que no olvidemos llevar una muestra de heces el primer día.

Los buenos criadores, como tienen correctamente vacunadas y desparasitadas a las gatas, no entregan gatitos con parásitos. Darles un producto antiparasitario a un bebé puede producir una diarrea innecesaria justo cuando se le separa de su madre y se traslada a un nuevo hogar.

En la primera visita también es muy importante descartar enfermedades congénitas: problemas cardiacos, renales (si vamos a comprar un persa, por ejemplo), hernias…O enfermedades adquiridas (virus, parásitos internos, ácaros de los oídos, hongos, pulgas…), así como dar las recomendaciones alimentarias adecuadas, hablar de sus necesidades de juego, cepillado y baño, uso de los areneros (sí, estoy hablando en plural aunque haya un solo gato), uso del transportín, rascadores, etc.

Otro aspecto importante al que dedicamos tiempo en las primeras visitas es a educar al propietario en lo que debe hacer -y evitar- con su gato para que la convivencia entre ambos sea la idónea.

También se hablará de la esterilización (tanto si es un macho como si se trata de una hembra) aunque es un tema que se abordará más adelante, cuando tenga 6-7 meses de edad.

Finalmente, a la vista de la/las vacunas que tenga puestas, y según su edad, recomendaremos el protocolo de vacunas adecuado para que esté correctamente inmunizado frente a las enfermedades víricas más habituales.

Si te ha gustado este post, puedes compartirlo 🙂

Miguel Ángel Valera

http://www.centauroveterinarios.com

 

Morir en la orilla

– Bajadme de aquíiiiiiiiii, quiero bajaaaaaaaaar.
Yo gritaba con todas mis fuerzas pero, claro, nadie me oía. Ni siquiera mis papis. Quería evitar que fracasaran en su aventura por mi culpa.
Perdonadme, que como no os he contado lo que pasó, es normal que no os enteréis de nada.
Ya sabéis que anoche no teníamos claro si seguiríamos o no, pero esta mañana papi ha hecho reunión familiar, como hacen los entrenadores de fútbol para dar la charla, y nos ha dicho:
– Estaría bueno que después de luchar todos estos días abandonemos ahora, es lo que se llama “morir en la orilla”. Eso no podemos hacerlo, ¿no os parece?
Y claro, mi familia de muertos vivientes se han tomado las pastillas de colorines, se han echado todos la pomada mágica para caballos -unos más y otros menos- y se disponían a ponerse en ruta. Pero primero mami me ha bajado a la calle. Cuando ha subido, les ha dicho:
– Chicos, tenemos que abandonar. Yo, a Dido, le sigo viendo algo cojito y no le podemos obligar a caminar casi 29 km más hoy. Además, amenaza lluvia y la etapa es durilla según la guía.
Así que, con mucha pena, han recogido todo, y me han metido en la mochila para que no anduviera. Eso sí, me han hecho muchas fotos y se reían.

image

Mami estaba dispuesta a llevarme toda la etapa en su mochila…en ese momento me he puesto a llorar y a moverme. Ellos, que me conocen y saben lo que me gusta estar tumbadito hecho una rosquita, se han parado.
– ¿Y a este qué le pasa?
Pues que no quería estropearles la aventura, y antes cojo que fastidiarles. Si ellos están tan cojos como yo o más, si lo que tengo son agujetas de esas. Además, no creo que me contaran la  etapa como válida si la hacía en la mochila de mami, no me gusta hacer trampas. Les he pedido que me bajen y me he puesto a andar.
– Oye, que parece que no cojea ahora, lo que quiere este es ir andando, no quiere mochila.
– Vale, pues hacemos una cosa: nos ponemos a andar, y si vemos que no va bien, buscamos un taxi.
– Me parece bien. Vamos.
A pesar de andar un poco molesto, la etapa de Belorado hasta Agés nos ha gustado bastante. Hemos seguido unos km después de San Juan de Ortega porque allí no encontraron alojamiento donde me admitieran y en Agés fue más sencillo. Entre pinares y cuestas, cruzando los montes de Oca, hemos pasado una etapa mucho más entretenida que en días anteriores,. Han comido morcilla (lo he olido perfectamente desde mi escondite) y yo lo de siempre, y hemos llegado contentos, cumpliendo el objetivo que teníamos.
Le diré a papi que os escriba y valore los alojamientos en los que me han admitido, por si os sirven de ayuda para el futuro. Igual os decidís a repetir mis aventuras con vuestros perretes 😉
¿Qué pensabais, que Dido se iba a rendir? Neverrrrrrrrrrrrrrr.
Gracias por seguir nuestras andanzas, esperamos vuestros comentarios.
Lametazos para tod@s